Uruguay y el mundo, ¿están prosperando?

Internacional 14 de enero de 2018
El mundo es un mejor lugar para vivir. Mida como se mida la pobreza, la mortalidad infantil y la esperanza de vida han evolucionado favorablemente.
59b61f848a6e5

Sin embargo no todo mejora ni todos mejoran por igual; incluso algunos retroceden significativamente. El Prosperity Index del Legatum Institute es un esfuerzo por sistematizar y resumir información relevante y compleja, comparando países según su situación en distintas áreas claves. Esta prestigiosa publicación nos da importantes pistas para comprender qué es lo que hace que los países progresen.

La prosperidad global crece moderadamente y la medición del Prosperity Index la sitúa en el punto más alto desde que el índice existe (2007). Hay más países que mejoran (88) de los que empeoran (61). Sin embargo, esta tendencia general esconde situaciones muy disímiles, de hecho la distancia en la prosperidad de los primeros y últimos del índice aumentó por quinto año consecutivo.

En 2017, Noruega superó a Nueva Zelanda y se quedó con el primer lugar del índice. Finlandia, Suiza y Suecia completan los primeros cinco lugares. En términos generales, los países nórdicos y anglosajones son los que aparecen como los más prósperos. En cuanto a regiones, se destaca la caída de América del Norte al segundo lugar detrás de Europa occidental. Este cambio fue provocado por la caída del capital social, la libertad personal y la seguridad en América del Norte. Por otro lado, la región que aumentó más significativamente su prosperidad en 2017 fue Asia; países muy poblados como India, China, Pakistán e Indonesia presentaron importantes mejoras en áreas como su clima de negocios.

Nuestra región no sale mal parada cuando se la considera como grupo. América Latina es la tercera más prospera, solo por detrás de Europa occidental y Norteamérica, y muestra países que mejoran consistentemente desde situaciones complejas. Ejemplo de esto es la mejora de la gobernanza en Argentina o de la calidad ambiental en Perú durante 2017. En comparación al resto del mundo, nuestra región tiene mejores puntajes que la media en libertad personal y cuidado del medio ambiente pero puntúa mal en seguridad, gobernanza y clima de negocios.

La nota más negativa de la región la dan los retrocesos significativos y concentrados en algunos países. El caso de Venezuela ya es penosamente conocido; presenta pésimos valores en casi cualquier área que se analice configurando un drama humanitario. En 2017 el Prosperity Index alerta sobre otros países que pueden seguir este camino como Nicaragua, Ecuador y El Salvador, que tuvieron este año significativas reducciones de su prosperidad. Según la publicación, la erosión de las instituciones democráticas que particularmente afectó la independencia y eficiencia del poder judicial comenzó a pasar factura directa sobre la calidad de vida de la población, perjudicando educación, salud, seguridad y clima de negocios. Los emocionantes relatos mesiánicos no solo perjudican las instituciones, también dañan los resultados sociales más temprano que tarde.

Uruguay tiene el puesto 28° del mundo en el índice, es el mejor de la región bastante cerca de Costa Rica y Chile. Claramente hay dos áreas de evaluación que nos traccionan a la parte superior del ranking: libertad individual (7°) y la gobernanza (22°). Son temas en los que el país tiene un capital histórico que nos diferencia de la región y nos sitúa muy bien en el mundo. Debemos ser muy conscientes de este patrimonio, para preservarlo y no embarcarnos en románticas aventuras que puedan ponerlo en riesgo. También aparecemos relativamente bien ubicados en capital social y salud.

Del otro lado es necesario señalar tres debilidades de Uruguay que aparecen en el índice. En primer lugar la seguridad, si bien en el contexto regional no estamos mal (solo nos supera Chile) globalmente tenemos una mala posición (58°). Esto implica que estamos muy por debajo de países con un nivel de prosperidad general menor que el nuestro. Segundo, y menos obvio, Uruguay sale bastante mal parado en la medición de "calidad ambiental", con el puesto 71°. Chile, Brasil, Perú y Costa Rica son algunos de los países que nos superan cómodamente en esta área. Finalmente, y mucho más esperable, Uruguay obtiene su peor nota en materia educativa alcanzando el puesto 72°. La grave situación en esta área no solo implica estar peor que países europeos, asiáticos y norteamericanos; significa tener un peor rendimiento que muchos de nuestros vecinos más pobres. Chile nos aventaja en 35 lugares en este ranking, Costa Rica en 23 y Argentina en 12. También cuentan con una mejor calidad educativa según este índice, países como Panamá, Trinidad y Tobago, México y Guyana.

(*) Licenciado en Economía por la Universidad de la República, Uruguay. Máster en Estudios Políticos Aplicados (IUIOG, Madrid, España). Cursando Msc Political Economy of Late Development en London School of Economics.

El Pais.com

Te puede interesar