El Voto en el exterior. La Ley como el camino posible y mas corto.

Jorge Eiris 10 de mayo de 2016 Por
Se ha formulado una propuesta en la página de Ronda Cívica, provocada por el sano y justificado hastío generado por un sistema político que no encuentra la senda para satisfacer definitivamente el justo reclamo de los uruguayos del exterior, referidos al voto y sus derechos.
Corte

A partir de esa situación es comprensible que se manifiesten inquietudes tendientes a aportar ideas y medidas alternativas para la movilización, todas de buen recibo.
Voy a intentar explicarme el porqué de la inviabilidad e inapropiado de la propuesta, reiteradamente formulada por un compatriota, referida a una presentación ante la “Justicia uruguaya” y/o Corte Electoral sobre una presunta violación de la Constitución Nacional al no implementar el Estado uruguayo, el voto extraterritorial.


Si se trata de estudiar una propuesta como la mencionada, ya lo han hecho varios constitucionalistas uruguayos notorios, los cuales fueron consultados desde Ronda Cívica y otras organizaciones involucradas en el tema. Las opiniones son que no existen las razones ni los argumentos jurídicos suficientes para que se declare al Estado uruguayo, como violador u omiso en el cumplimiento de un derecho constitucional. Sí, puede hablarse de la necesidad de legislar para interpretar y reglamentar el Art.77 de la CN, considerando que el texto constitucional no alude explícitamente a la situación que afecta a los ciudadanos que residen en el exterior. Pero dice el Art.77: “Todo ciudadano es miembro de la soberanía de la Nación; como tal es elector y elegible en los casos y formas que se designarán. El sufragio se ejercerá en la forma que determine la ley…” Existe lo que se denomina un vacío o laguna legal. El Dr. Alberto Pérez Pérez, razona así: “En un sistema en que hay personas con más posibilidades que otras, hay una desigualdad, pero no proviene de la ley sino de una circunstancia natural, extraña al legislador (yo agrego en éste caso, al constituyente) y frente a la cual se debe aplicar no el principio de igualdad ante la ley clásico, sino el de segunda generación, es decir, el de la obligación del Estado de establecer compensaciones o fórmulas que disminuyan las desigualdades naturales. “ Entonces hace falta legislar para hacer efectivo el derecho a voto del ciudadano del exterior por que “el sufragio se ejercerá en la forma que determine la ley y según los casos y formas que se designarán.


No se puede estar violando una disposición constitucional y legislativa que no existe, por la misma razón que no se puede imputar a la Corte Electoral porque no instala urnas en las sedes diplomáticas, se incurre en un error, porque la Corte se rige en sus funciones por lo que dicta la Ley Electoral (como lo dicho antes) y ésta no dispone el ejercicio del voto en el exterior. Al respecto el Dr. José Korseniak en su informe a la Comisión de Estudio del Voto (Octubre/2013) afirmaba: “Hasta el presente las leyes que regulan los actos electorales (básicamente de la 2dq. Década del siglo pasado y algunas modificativas) han determinado que se vote en Mesas Receptoras con cierta integración, que se conciben ubicadas dentro del territorio geográfico uruguayo. Pero, como es obvio, esas disposición legales (no constitucionales) pueden ser modificadas por otras leyes”.


Korseniak, afirma entonces y de acuerdo a la ley electoral vigente, que las mesas receptoras se ubicarán del territorio geográfico uruguayo. Por lo que para responder a la demanda de colocar mesas en las delegaciones diplomáticas del exterior, es necesario modificar la ley que rige.


Dos antecedentes a tener en cuenta:
1) En setiembre/2011. El abogado uruguayo residente en Miami, Rodrigo Da Silva, presentó una Petición ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos contra el Estado uruguayo por: violación del Art.77 de la CN; de los Arts. 23, 24 y 25 de la Convención y Art. 8 de la CN.


2) En 2012, el Grupo Plataforma Voto Exterior de Barcelona, presentó una denuncia ante la Institución Nacional de Derechos Humanos y Defensoría del pueblo. Cómo se expidió la Comisión?: elaborando un informe y recomendaciones para que el Estado legislara, basados en un derecho innegable y con elementos concretos para la redacción de un proyecto de ley de voto en sede consular.


Por dónde se mire el tema, todo concluye en la necesidad de una Ley que reglamente el sufragio en el exterior, como el camino más corto, realista y posible.


Se está exigiendo a las organizaciones de la sociedad civil que presenten una consulta para que la justicia se expida. Las instancias judiciales ordinarias, intermedias y superiores, dictan resoluciones y fallos sobre las demandas o amparos que se presentan. Para ello, estas deben estar lógica y jurídicamente fundadas y que sepamos hasta el momento nunca se recomendó desde el ámbito del constitucionalismo, acciones judiciales como las propuestas.
Finalmente, es necesario una reflexión porque este es un derecho que asiste a casi 500 mil ciudadanos con todo el peso electoral e institucional que ello significa y que consecuentemente, involucra a intereses políticos que se manifiestan en oposiciones que todos conocemos, aunque aclaro, ningún interés político-partidario puede estar por encima de la disposición constitucional. Pero en el supuesto que pudiera producirse un pronunciamiento judicial favorable, más allá de ese dictamen, es necesario contar con la legitimidad que dan los consensos políticos. Estamos ante un asunto de las dimensiones institucionales relevantes como el voto exterior. La democracia y las instituciones de la República se construyen entre todos: blancos, colorados, frenteamplistas, independientes, etc; que ejercen representatividad política de la soberanía del pueblo. Por lo tanto, aceptando que es el voto una cuestión de cumplimiento jurídico-constitucional, es necesaria la voluntad y decisión del sistema político.


El camino entonces, parece consistir en tender los puentes entre las fuerzas políticas y la sociedad civil a fin de arribar a una suerte de acuerdo nacional sobre el tema, que como siempre lo manifestamos desde Ronda Cívica, es de todos los uruguayos por sobre las creencias político-partidarias. Ello se expresaría en la sanción y promulgación de la ley de Voto en el exterior.

Te puede interesar