Retornaron 504 uruguayos que se encontraban en la diáspora

Asuntos Consulares 16 de mayo de 2016 Por
En el primer cuatrimestre del año 2016 retornaron al país 504 uruguayos que se encontraban en la diáspora, de los cuales el 52% había emigrado en la década del 2001 al 2010, mientras que un 13% lo había hecho a partir del 2011 en adelante. Desde enero de 2011 hasta abril de 2016 pasaron por la Oficina de Retorno y Bienvenida 12.144 compatriotas retornados.
Arribos_mas-inmigrantes_lr21-e

La Dirección General para Asuntos Consulares y Vinculación del Ministerio de Relaciones Exteriores presentó su informe anual de “Retorno y repatrios” correspondiente al cuatrimestre enero-abril de 2016.

En el caso de los compatriotas retornados, los datos se basan en las personas que se presentaron en la Oficina de Retorno y Bienvenida, es decir que si bien representan una muestra importante de la población que retorna y ayudan a formar un perfil de los compatriotas retornados para atender mejor sus necesidades y derechos, no son la totalidad de los casos.

En tal sentido, en el informe se asegura que en la oficina de Retorno y Bienvenida se presentaron en el primer cuatrimestre del año “504 personas retornadas del exterior”, contra 402 que lo hicieron en el mismo período de 2015.

La suma total desde enero de 2011 hasta abril de 2016 indica que pasaron por la Oficina de Retorno y Bienvenida 12.144 compatriotas retornados.

El año con mayor cantidad de retornos fue 2012 que registró el regreso de 3.348 personas, y el menor fue el 2015 con 1.019 retornos.
Respecto a la procedencia de los retornados, durante el primer cuatrimestre del año 2016, España continuó siendo el principal país con 133 personas que volvieron. En segundo lugar se ubica quienes retornaron de EE.UU ya que fueron 88, y tercero los retornados de Argentina (78).

En el informe también se indica que el 56% de los retornados son de sexo masculino y el 44% mujeres.

Los rangos de edades de los compatriotas retornados en el año 2016 ronda entre los 31 a 40 años, seguido por los que se ubican entre uno y 13 años, 41 a 50 años y 51 a 60 años.

Respecto de las condiciones de residencia en las que se encontraban en el país de origen, se observa que en general las condiciones eran buenas. Este aspecto se refiere a la residencia en general, a lo largo de toda la estadía del compatriota en el exterior, y no al momento del retorno.

Los motivos principales de regreso son: Económico (42%), familiar (24%) e identitarios (21%).

Asimismo, se indica que el 30% retornó con sus enseres y vehículo, mientras que un 43% regresó sin nada.

Entre las principales demandas de los retornados aparecen: Salud con 46%, trabajo con 29% y vivienda con el 11%. También un 11% no expresó ninguna demanda.

En cuanto al nivel educativo, el 43% tiene secundaria completa y un 25% Universidad.

Por otro lado, el 52 % de quienes retornaron en el año 2016 habían emigrado de Uruguay en la década del 2001 al 2010. Mientras que un 13% emigró desde el 2011 en adelante y un 11% lo hizo entre 1971 y 1980.

Política de vinculación

En el informe también se expresa que la Dirección General para Asuntos Consulares y Vinculación “continúa programando, coordinando y planificando una política de vinculación con los compatriotas en el extranjero y con los nacionales que retornan, buscando generar políticas concertadas de actuación interinstitucional”.

Entre las mejoras que se enmarcan en la democratización del servicio consular, facilitando el acceso a los derechos de la gente, se encuentran: “La adhesión de Uruguay a la Convención de la Haya sobre la Eliminación del Requisito de Legalización de Documentos Públicos que facilita la autenticación de documentos de quienes retornan y viajan al extranjero, y la eliminación de la obligatoriedad de la intervención de despachante de Aduana en el ingreso del vehículos de quienes retornan amparándose a la ley 18.250”.

También se destacan como mejoras para facilitar el retorno “la expedición y suscripción consular de testimonios de partidas de nacimiento en el exterior y la ampliación de la protección del Instituto de repatrio de personas, como son las víctimas de violencia basada en género e inclusión de repatriación de restos en condiciones de probada vulnerabilidad, así como el aumento del contacto interinstitucional con las instituciones que mantienen contacto con quienes retornan a fin de generar mecanismos eficaces de ayuda”.

Fuente: LR21

Te puede interesar