Retornados “cansados” de reclamar por edad, jura de la bandera y reválidas como requisitos del Estado

Uruguay 22 de mayo de 2016 Por
La persistencia de la práctica de poner límites de edad, la exigencia de la Jura de la Bandera o títulos revalidados en Uruguay para los llamados para ocupar puestos públicos vuelve a movilizar al Grupo de Retornados al país. Advierten que estos requisitos no complican solo a quienes volvieron al país tras residir en el exterior sino también a quienes nunca emigraron.
Reencuentro

La edad complica porque la mayoría de los retornados tiene más de 40 años. Además, muchos de ellos estudiaron en el exterior por lo que no tienen la Jura de la Bandera (que se hace en Secundaria) ni han revalidado sus títulos de grado o posgrado en universidad del país. Por esto, el Grupo de Retornados del Exterior volvió a manifestar su preocupación en una carta pública

Según dijo a 180 Julio César Boffano, vocero del grupo, es necesario trabajar el tema desde el punto de vista de las construcciones culturales que crean el prejuicio de que los mayores de 40 no trabajarán tan bien al ingresar a un puesto, o lo harán con “vicios” incorporados.

La carta del Grupo de Retornados del Exterior busca manifestar su “preocupación por la actual aplicación de una serie de protocolos en los procedimientos de selección de personal en instituciones y empresas públicas y privadas”, las cuales “excluyen y marginan de las fuentes de empleo a los ciudadanos uruguayos”, según indica el texto.

Entienden que estas conductas violan los Derechos Humanos y los Derechos Ciudadanos y centran su atención en tres requisitos que se suelen ver en llamados laborales: el límite de edad de los aspirantes, que suele estar entre 35 y 45 años; la necesidad de contar con un título de grado o posgrado revalidado por una institución nacional; y la presentación del Juramento a la Bandera.

En la carta indican que estos “no son factores válidos de evaluación de las capacidades, preparación y experiencia de los candidatos a puestos de trabajo”.

“La limitación en la edad de los postulantes se debe, según nuestro entender, a la reducción de las fuentes de trabajo en la población joven y no a las reales destrezas requeridas para las funciones a cubrir. Los otros dos requisitos formales son meramente burocráticos y no deberían impedir la posibilidad de postularse a ningún empleo”, añade el texto.

Julio César Boffano, vocero del Grupo de Retornados del Exterior, dijo a 180 que el tema fundamental es el del límite de edad, algo por lo que el grupo se viene manifestando desde 2012. En ese año, se reunieron con la Oficina Nacional del Servicio Civil (ONSC) y personal de Cancillería y se resolvió que el organismo estatal emitiera una circular que sugiere a la administración central que si va a haber límite de edad en los llamados laborales, sea por motivos justificados.

En agosto de 2015, 180 realizó un pedido de acceso a la información pública para conocer qué alcance había tenido esta medida. Resultó que desde mayo de 2012 (cuando se emitió la circular) a ese mes, de 967 llamados para ingresar a la administración pública, es decir, Presidencia y ministerios, sólo diez habían tenido límite de edad.

Boffano reconoció que en algunas oficinas se han tomado medidas desde entonces, y citó el caso del Ministerio de Relaciones Exteriores donde se retiró el límite de edad. Sin embargo, agregó que en este tiempo “se cansó” de enviarle a la Institución Nacional de Derechos Humanos la información con lugares donde ponían límites de edad injustificados.

También, mencionó que “hay países donde eso está prohibido, así como pedirte fotos o preguntarte por tu orientación sexual”. Además, Boffano, que es profesor de Comportamiento organizacional y recursos humanos en la Universidad ORT, dijo que el límite de edad “es un error, porque hay estudios que dicen que es totalmente falso ese prejuicio de que si entran mayores de 40 años no van a trabajar tan bien, o que ya tienen vicios incorporados, etc.”.

Mencionó que “hay cientos de casos de retornados que no consiguen trabajo por ello, en puestos inverosímiles para los cuales están súper calificados”, y adujo que existe un tema cultural que es necesario trabajar como sociedad. A su vez, dijo que aunque no se ponga el límite de edad como requisito en algunos llamados, después se tiene en cuenta de todos modos cuando se realiza la selección de personal.

Boffano también dijo que no buscan acciones que beneficien solamente a los retornados, sino “que sea justo para todos”. “Cuando el Ministerio de Desarrollo Social insinuó la posibilidad de hacer acciones afirmativas -como establecer que un 10% de los puestos sean para retornados- nos negamos ya que entendemos que no va por ahí”, recordó.

Reafirmó que “cualquier persona del país que se quede sin trabajo a los 40 años está en la misma situación, por más que nunca se haya ido”. “Es un tema que nos condiciona a todos y mucho”, agregó.

Para el grupo “es del ámbito de los Derechos Ciudadanos o Garantías Constitucionales, el respeto al derecho inalienable de igualdad de los ciudadanos ante la ley, sustentado en los esenciales principios de equidad social, en donde la libertad de trabajo y el deber de aportar a la economía activa, con sus correspondientes contribuciones fiscales, sin distinciones por raza, origen, condición de edad, etc., es atribuible al ciudadano, haya o no vivido en el exterior”, según expresan en la carta.

Fuente: 180.com

Para acceder al texto completo de la carta, ingrese aquí.

Te puede interesar