La carrera de tres uruguayos que escalaron gracias a la celulosa

Uruguay 13 de mayo de 2018 Por
El arribo de multinacionales como UPM abrió la puerta a profesionales para hacer carrera a nivel global
0021901252

Detrás de los millones, las polémicas, o los debates que suelen desatar megaproyectos de inversión como las plantas de celulosa en Uruguay, también se abren oportunidades para que profesionales uruguayos hagan camino al andar y escalen en su carrera hasta ocupar puestos de jerarquía. Ese es el caso de un ingeniero químico uruguayo que hoy es director de la división de Investigación y Desarrollo (I+D) celulosa de UPM global.


Marcos Battegazzore, hijo de un colono y tambero de San José, fue de los primeros profesionales en esa área que ingresó en 2004 en ese entonces a la pastera Botnia. Viajó un año a Finlandia, donde hizo un posgrado en celulosa y papel en la Universidad Tecnológica de Helsinki, que incluyó tres meses de trabajo en una planta de Botnia del país nórdico. Luego, regresó a Fray Bentos donde ingresó con otros cuatro profesionales locales a trabajar en el equipo de proyecto de diseño de la planta, en el área de ingeniería de detalles. "Fue una etapa buenísima de aprendizaje y ganar entendimiento en lo que iba a ser el trabajo en la industria a posteriori en Uruguay", relató en diálogo con El Observador.


En la planta de Uruguay pasó por el área desarrollo del proceso, hasta que en 2010 asumió la gerencia de producción de UPM Uruguay. En 2015 llegó otro salto: fue designado director de I+D de la división celulosa UPM global. Ello lo obligó a armar las valijas nuevamente y trasladarse a Helsinki con su esposa e hijo.


A su cargo tiene hoy la coordinación de los cuatro centros de I+D que la pastera tiene en Uruguay, Europa, y China. Los centros de I+D se encargan de encarar tareas de investigación, muchas veces en consorcio con otras industrias de la celulosa o universidades para desarrollar distintos programas que se vayan adaptando a las nuevas exigencias del mercado de la celulosa.


"Me siento un privilegiado, primero por acceder a trabajar profesionalmente en casi todos aspectos vinculados a mi carrera. Cuando me recibí era difícil encontrar un lugar. La industria de la celulosa tiene todos los procesos químicos, es un lugar soñado porque tenés todo. Hay procesos químicos, producción de energía, la complejidad de la industria hace que sea completa", resalta.


Battegazzore asegura que el "potencial" de los recursos humanos uruguayos "es valorado" en la cadena de la celulosa a nivel global. "Genera orgullo a nivel país, por lo menos a mí me pasa", reconoce. Ahora está radicado en Montevideo, pero está constantemente viajando a China y Europa.


Salida con retorno
Inés Eluén, actual superintendenta de Línea de Fibra en UPM Fray Bentos, tuvo una carrera similar a Battegazzore. Estaba terminando su carrera de ingeniería química cuando vio un llamado de Botnia en un aviso clasificado en 2005. Fue seleccionada junto a un ingeniero mecánico y otro colega e inmediatamente viajó a Helsinki para especializarse en pulpa de papel. Retornó a Uruguay para radicarse en la capital de Río Negro ya durante la fase de construcción de la pastera. Tras un pasaje por producción, recaló en el departamento técnico en el área de desarrollo de materia prima maderera y proyectos. Ahí, por ejemplo,se encargó de seleccionar qué tipo de eucalipto debía plantarse para atender las necesidades futuras de los clientes dentro de 10 años. "No es lo mismo un papel para empaque que para escritura", explica.


Durante ese período comenzó también a brindar soporte técnico a clientes de la planta de Botnia en Uruguay. Si surgía algún problema con la calidad de la celulosa, se debía investigar y tomar las acciones para evitar que ello vuelva ocurrir. En un momento, UPM decidió instalar una oficina de ventas en Alemania para poder estar más cerca de sus clientes. Eluén se presentó a un llamado interno y externo que realizó la multinacional finlandesa y quedó seleccionada como gerenta de soporte técnico. Esta vez viajó con su esposo y sus dos hijos. Se instaló en un pueblo cerca de Mahaim, a 60 km de Fráncfort. "Es un pueblo de unos 12 mil habitantes donde mis hijos también podían jugar en la vereda como en Fray Bentos", recuerda.


Por su trabajo, estuvo viajando más de 3 años por Europa visitando clientes y promocionando la pulpa uruguaya, pero también la de pino que se produce en Finlandia. Su salida el extranjero tenía fecha de caducidad y así lo había acordado con la empresa.


"La experiencia fue fabulosa, pero extrañamos esa relación cercana con nuestra familia", indicó. Le propusieron volver a Fray Bentos como superintendente de la línea de fibra y no lo dudó: "Es un cargo importante donde se aprende muchísimo", rescató. Hoy se encarga de supervisar desde el ingreso de los troncos, su transformación en chips, hasta la fase de la celulosa seca que luego parte del puerto fraybentino a distintos clientes desperdigados por el mundo.


Jóvenes aventureros
Carolina Ruiz, una fraybentina de 25 años que estudió comunicación corporativa, tiene una carrera relativamente corta en UPM, aunque hoy disfruta de una capacitación que está realizando en la capital finlandesa. Llegó hace cuatro meses y debió adaptarse rápido a la oscuridad: el sol salía a las 9 de la mañana y se ocultaba a las 3 de la tarde.


Antes de su viaje, en Uruguay se desempeñaba como responsable de comunicación para la planta, y también era el nexo con las actores de la comunidad local, entidades deportivas, intendencias, etc. Luego pasó a enfocarse en la comunicación de la cadena forestal donde su abanico de acción se trasladó a 11 departamentos con características muy disímiles. "El tercer año di otro pasito que fue venir a Finlandia", cuenta Ruiz. Mientras conoce el "mundo UPM" en ese país, en paralelo, continúa desarrollando tareas para Uruguay, donde tiene previsto retornar en julio.
 
"No me tira volver a Uruguay, siempre les digo (a la empresa) no es que me de lo mismo, pero me adapto. Si me toca quedarme en Helsinki, me quedo; también podría estar en otro lugar", asegura.

 Marcos-uruguayintegrado

 
Marcos battegazzore
Director I+D celulosa UPM global
40 años
casado, 1 hijo


Para Battegazzore, seguir los pasos de su hermano que estudió agronomía y se enroló al tambo de su padre no fue una opción a considerar. Sin embargo, se hace un tiempo para ir de vez en cuando al campo.

Ines


Inés Eluén
Superintedenta de línea de fibra UPM Fray Bentos
37 años
casada, tres hijos


Eluén se crió en Montevideo pero valora la tranquilidad de vivir con su familia en una ciudad como Fray Bentos. En la planta, se encarga de supervisar la tarea que desempeñan unos 50 operarios.

carolina


Carolina Ruiz
Comunicaciones UPM Uruguay
25 años
Nació en fray Bentos


Ruiz dice que se adaptó rápido a Finlandia realizando múltiples actividades como vóleibol, teatro y clases de canto, además de conocer "el mundo UPM". También disfruta de los bares donde puede intercambiar con pares que hablan su lengua natal.

Te puede interesar