Comisión aprobó el proyecto que consagra el voto consular como un derecho humano

Uruguay 29 de julio de 2018
El senador Carrera declaro que el tema no se impulsa por una cuestión electoral y afirmó que la oposición miente.
VotoConsular
VotoConsular

Después de dieciocho años y muchos intentos, nuevamente se abre un polémico debate: ¿es posible instrumentar el derecho al voto en el exterior? Lo cierto es que para el Frente Amplio (FA) la respuesta es sí: hace unos días la Comisión de Constitución y Legislación aprobó el proyecto de ley denominado Derechos y Obligaciones Inherentes a la Ciudadanía, que es entendido por algunos legisladores del FA como un primer paso para poder concretar el voto de los uruguayos en el exterior.

Ante esta situación, el senador del Movimiento de Participación Popular (MPP), Charles Carrera, declaró a LA REPÚBLICA que este tema no se impulsa por una cuestión electoral, por lo que la derecha está mintiendo. “No pensamos concretar el voto en el exterior antes de estas elecciones. Pero pensamos que es un gran avance reconocerlo. Lo que dice la oposición es una absoluta mentira. Creemos que las cuestiones de derechos no se llevan en consideración por réditos políticos.

Además, no todos los uruguayos que viven en el exterior son militantes frenteamplistas sino que hay de todos los pelos y colores políticos. En nuestra América hay solamente dos naciones -Uruguay y Surinam- que no tienen aprobado el voto consultar. Pero existe una diferencia: que Surinam no tiene ningún residente en el exterior a diferencia de nuestro país que tiene un 18% de su población afuera de su territorio”.

Por otro lado, la iniciativa aprobada –explicó Carrera- tiene como objeto interpretar los artículos 77 y 81 de la Constitución de la República, ya que los legisladores frenteamplistas consideran que el hecho de residir fuera del país, no frena al ejercicio de los derechos cívicos. Por tanto, con este proyecto se consagra el derecho a votar de los uruguayos que residen en el exterior, entendiéndolo como un derecho humano fundamental.

Sin embargo, no se hace efectiva su implementación. Para ello, se creará una comisión honoraria que tendrá el cometido de elaborar informes y crear un anteproyecto de ley que requerirá de mayorías especiales en la Cámara- en el que se estipule la forma en que los uruguayos podrán votar desde el exterior.

Dicha comisión estará vigente en un plazo de 80 a 120 días. Además, va a estar integrada por integrantes del Poder Legislativo de cada partido político, el Ministerio de Relaciones Exteriores, la Corte Electoral, la Institución de Derechos Humanos y defensoría del pueblo y por representantes de los consejos consultivos organizados por los uruguayos que residen en el exterior.

Carrera consideró que el “FA tiene un compromiso histórico con el reclamo de la diáspora uruguaya, que se ha convertido en un viejo anhelo. Lo que quiero dejar en claro es que nosotros, a través de este proyecto de ley, no estamos legislando en torno al padrón electoral o a las leyes cívicas, sino que lo que estamos haciendo es reconocer un derecho humano, referido a la participación política de todos los uruguayos”.

Por último, señaló que este proyecto interpreta a la Constitución en consonancia con un conjunto de instrumentos internacionales como son la Declaración Americana de Derechos y Deberes del Hombre, la Declaración Universal de los Derechos Humanos, el Pacto Internacional de los Derechos Civiles y Políticos y el artículo 23 de la Convención Americana.

¿Cuál es el problema de fondo?

En términos generales, lo que está detrás de este tema es la idea de cuál es el alcance que debe tener la democracia uruguaya. Desde el FA se argumenta que el voto está determinado por la condición económica, debido a que los uruguayos que tengan una buena situación podrán venir a votar mientras que los otros no incidirán en las decisiones del país.

Por tanto, lo que hay detrás de los argumentos de la fuerza de izquierda es la crítica de que la normativa vigente, al no pensar en los ciudadanos que viven en el exterior, está planteando una democracia censitaria. ¿Qué quiere decir este término? El sufragio censitario o restringido fue un sistema electoral, que se realizó durante el S SVII y XIX y estuvo basado en que sólo una parte de la población podía tener derecho al voto. Dicho sector debía tener características económicas, sociales o educaciones para poder ser inscripto en un censo electoral. Es decir, el voto censitario se contrapone al sufragio universal.

En esta situación, la negativa al voto en el exterior puede ser pensada como una limitación al propio sufragio universal. “Según la situación económica que tenga la persona, es si va a poder votar o no. En resumen: existe una falencia en nuestro sistema democrático y electoral”, explicó el diputado Roberto Chiazzaro hace unos meses.

Mientras tanto, Gonzalo Reboledo, secretario político del FA, declaró a REPÚBLICA Radio el año pasado que el voto de los uruguayos en el exterior “tiene que ver con un derecho fundamental, que es el derecho al voto, pero además tiene que ver con la igualdad. Actualmente estamos haciendo una discriminación en función del poder adquisitivo y el nivel económico. Esto nos parece que vulnera un derecho fundamental y estamos trabajando para poder avanzar”.

Las razones económicas

Sin embargo, lo interesante del asunto es que no solo hay razones ideológicas y filosóficas detrás del argumento esgrimido por el FA, sino que también las hay de orden económico. Según Chiazzaro, los ciudadanos que viven en el exterior rondan los 600 mil y han sido personas que han colaborado con Uruguay.

“El tercer origen de los turistas que recibe nuestro país proviene de los uruguayos que residen en el exterior, quienes vienen a vincularse afectivamente con sus orígenes. Además, dejan en Uruguay unos 200 a 240 millones de dólares. Pero no solo eso, cuando han habido catástrofes, han enviado implementos para la salud que rondaban los 14 millones de dólares. También recibamos aportes muy importantes desde el punto de vista cultural y deportivo”.

Chiazzaro advirtió, además, que los jóvenes están viajando al exterior para poder trabajar y estudiar y que este fenómeno es propio de la globalización. “Gracias al poder que tienen los medios de comunicación, actualmente el ciudadano, que reside en el exterior, tiene tanto o más conocimiento de la realidad de nuestro país que los que estamos en Uruguay.

Por tanto, decir que no forman parte del ser nacional, es falso. Es más, en todas las fechas patrias, las embajadas y consulados uruguayos se llenan de gente”.

Los fracasos anteriores

– Sobre diciembre del año pasado, se iba a votar la formación de una comisión que estudiara cómo podría ser la implementación del voto en el exterior. Sin embargo, esto no pudo ser posible porque la oposición se fue de la Cámara de Diputados. El FA definió como “patoterismo” dicha actitud.

– El 25 de octubre de 2009 se plebiscitó, junto con las elecciones presidenciales, la aprobación de una reforma constitucional que modificara esta situación. Sin embargo, no se alcanzó con los votos necesarios.

– El FA intentó lograr la aprobación de leyes que habilitaran alguna forma de voto en el exterior, como son el proyecto de voto consular presentado el 15 de noviembre de 2000, la propuesta de reforma constitucional presentada por el senador José Korzeniak en 2004 o la iniciativa de recolectar firmas propuesta por Carlos Pita. Sin embargo, ninguna de estas iniciativas terminó prosperando.

Voto consular: ganó el Sí en una encuesta de LA REPÚBLICA

El 57% de los lectores de LA REPÚBLICA consideró el año pasado que la iniciativa del voto consular se debe llevar adelante. Incluso este número entra en discordancia con algunas cifras que han brindado otros medios, las cuales mostraban ostensiblemente lo contrario: más de la mayoría estaba en contra.

La pregunta que LA REPÚBLICA hizo a sus lectores durante una semana fue la siguiente: ¿qué piensan los uruguayos sobre el voto consular? Dicha interrogante tuvo un alcance de alrededor de 4 mil personas en la página web y 20 mil visualizaciones en las redes sociales.

Cifras

– Uruguay tiene uno de los porcentajes más altos del mundo (18%) de ciudadanos que viven fuera de sus fronteras.

– Son cerca de 600.000 compatriotas.

– El tercer origen de los turistas que recibe nuestro país proviene de los uruguayos que residen en el exterior.

– Según Chiazzaro, esos turistas dejan en Uruguay unos 200 a 240 millones de dólares.

– Cuando han habido catástrofes, los uruguayos que están fuera de nuestro país han enviado implementos para la salud que rondaban los 14 millones de dólares.

Resultado de la encuesta realizada en nuestra Web en el mes de Agosto del 2017

Fuente: http://republica.com.uy/comision-aprobo-el-proyecto-que-consagra-voto-consular-como-un-derecho-humano-id668057/

Te puede interesar